25 días – Lo recomendable

1. “La ciudad de México es inhabitable e inevitable”
Entrevista con Gonzalo Celorio.

Ciudad eterna

Entre estos elementos intangibles, hay algo que tiene que ver con nuestra condición barroca, y es esta suntuosidad propia de la cortesía mexicana. En vez de decir las cosas por su nombre, se utilizan formas rebuscadas y que se intensifican conforme van creciendo la jerarquía o la autoridad de uno de los interlocutores: en vez de decir el señor presidente llega, se dice el señor presidente hace su arribo. Todos dormimos pero el presidente pernocta. Esto tiene que ver con el barroco, con darle la vuelta al discurso con una ornamentación muy gratuita. Es no decir correctamente algo sin usar una perífrasis. Uno llega a una tienda de deportes y quiere comprar una caminadora y el empleado de la tienda le dice: esto es bueno para lo que vienen siendo los pectorales. Así, esta es una ciudad tan violenta y al mismo tiempo tan cortés. Es tan insólito. Uno llega al super, y, mientras uno tiene que empacar todo y le avientan el cambio, de repente pasa algo que me reconcilia con la ciudad. La cajera me dice: ¿encontró todo lo que buscaba? Verdaderamente conmovedor.

– –

2. Globalización y desigualdad. ¿Una nueva ortodoxia?
Artículo breve de Juan Tugores

Siempre igual

Ya es oficial. El informe semestral sobre la economía mundial del Fondo Monetario Internacional de octubre de 2007 ha formalizado el reconocimiento de que la eclosión de la economía global está coincidiendo en prácticamente todas las áreas del mundo con un incremento de las desigualdades en la distribución de la renta. En conjunto, habría mejorado el porcentaje de la renta para el 20% superior de la sociedad, empeorando los porcentajes de los demás grupos.

– –

3. El horror económico, una nueva dictadura*
Reportaje sobre Viviane Forrester.

Forrester

Realmente no sé si hay o no una solución. Sólo sé que plantear las cuestiones esenciales, significa, por lo menos, no vivir como idiota.

Viviane Forrester: “Millones de hombres ya no sirven ni siquiera para ser explotados… Alguno que otro experto, al no poder refutar lo que decía, intentó desacreditarme porque no proponía nada a cambio de lo que denunciaba. ¿Y qué? ¿Acaso invalida la lucidez el hecho de que pueda desembocar en la desesperanza? ¿Se nos quiere privar también del derecho a la lucidez? ¿Acaso se pretende prohibirnos además esa dignidad?”

*(Reportaje, y ligas del mismo, altamente recomendado… y es que, entiéndase, Forrester ya decía hace diez años lo que hoy solo confirma el penúltimo artículo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s