¿Quién tiene el valor para vivir?

Matrimonios destruídos por la monotonía y la violencia.
Vidas extraviadas a los 30 años.
Un pueblo que no exige del gobierno lo mínimo para vivir.

La desatención por todo y por todos.

¿Qué de la vida insoportable de aquel matrimonio que ya ve todo pérdido?
(Porque no hay solución mas que el adiós después del amor eterno).

¿Qué de aquel jóven que sale todos los días a ganarse la vida sin gustarle lo que hace?
(Por unas monedas cambiamos la libertad)

¿Qué de aquellos que no ven otra realidad mas que la impuesta?
(El pueblo-gobierno que nunca exige-autoexige nada, porque todo está bien, nada está mal).

El asunto es serio.
Tan serio como es la indecisión de millones de seres humanos perdidos en laberintos construídos por ellos mismos.

Todos caemos, tarde o temprano, en el “no sé que hacer”…. y si no fuera porque esta condición puede llegar a durar años, décadas, quizá ni siquiera fuera importante.

¿Y qué del valor de vivir y tomar decisiones?…

Dicen que para eso necesitamos “una clase de valor olvidado, difícil de oír, que no exige un aumento sino otra vida”*

He estudiado muchas veces
El mármol que fue cincelado para mí…
Un barco con las velas recogidas que descansa en el muelle.
En realidad no representa mi destino.
Sino mi vida.
Por amor me fue ofrecido y me encogí por sus desilusiones,
La tristeza tocó a mi puerta, pero tenía miedo
La ambición me llamó, pero me aterraron las oportunidades.
Sin embargo, anhelaba encontrar un significado en la vida
Y ahora sé que debemos levantar la vela
Y capturar los vientos del destino
Sin importar adonde lleven el barco.

Dar significado a la vida de alguien puede terminar en locura,
Pero la vida sin significado es una tortura
de inquietud y vago deseo…
Es un barco que añora el mar y, sin embargo, está asustado.

Edgar Lee Masters

“La libertad es inútil sino la ejercemos como personas que toman decisiones… Somos libres para cambiar las historias por las que vivimos. Puesto que somos personajes reales y no sólo marionetas, podemos escoger nuestras historias definidas. Lo podemos hacer porque participamos activamente en la creación de nuestras historias. Somos tanto coautores como personajes. Pocas cosas son tan valerosas como la comprensión de que las cosas pueden ser distintas, y en que, por tanto, tenemos un papel en cambiarlas.”

Daniel Taylor


*Tomado de “Salvaje de corazón” de John Eldredge

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s