Compañía

a R. C.

Tiene veinte años y baila sola.

Su pareja, aunque ausente, posee un perímetro exacto

que ella en el aire traza, convoca.

Rodeada de espejos que corean sus pasos,

la joven parece bailar por primera vez

lo que sus piernas, caderas y hombros de

memoria conocen.

Parece vela de barco que guía su propia ondulación.

El ritmo es una serpiente zanjando su cuerpo

y ella va y viene, tomando por momentos la mano del hombre que no está.


Únicamente la gente sola puede explicar

el sutil derroche de la compañía.

Son los que comen o van al cine solos,

los que conducen sin copiloto todo el día

por carretera,

quienes explican el abrazo permanente

e invisible

de los que se acompañan,

el uno que aguarda en el dos,

la tenue disciplina de estar al lado de alguien.

Lorena Saucedo

Anuncios

2 comentarios en “Compañía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s