En memoria de Victor Hugo Rascón Banda

“No sé soñar, me cuesta trabajo imaginar, sólo aprendí a contar, soy como un notario que da fe de los hechos que me duelen, me indignan o me frustran”

Victor Hugo Rascón Banda *

¿Porqué se siente algo parecido al dolor por una persona a la que no conoces? Un amigo dice que la filosofía lo ha explicado y que reconocemos en la muerte nuestra propia fragilidad, algo que nos toca sin distinción.

Hoy por la madrugada falleció Victor Hugo Rascón Banda, dramaturgo y escritor mexicano, y para mí, un excelente crítico de toda la mexicanidad (política, economía, artes, sociedad). Es extraño, y tengo que confesarlo, pero no he leído en lo absoluto nada de él ni tampoco he visto sus obras teatrales que, al parecer, son lo más destacado de su creación. Lo más que conocí es algo de su pensamiento por las regulares invitaciones a Pensar México (Canal 40) de Andrés Roemmer.

Víctor Hugo me pareció un crítico mexicano en toda la extensión de la palabra. Sin conocer su obra, basta con escuchar algunos segundos a quien habla para saber que estaba hecho para ser creador… no para seguir en la corriente a los peces muertos.

Luisa Huerta, amiga y compañera de trabajo, comentaba puntualmente para La Jornada:

“Ahora, ¿a quién le vamos a preguntar? Víctor Hugo era un hombre muy lúcido, con diversas capacidades a todos los niveles, como artista, escritor, abogado, pedagogo, político, como amigo.

“Cuando la comunidad artística se atoraba en algo, era de: vamos a preguntarle a Víctor Hugo, quien siempre estaba. Me pregunto –abundó Huertas– quién en su persona puede conjuntar esa serie de cualidades. ¿Quién, con esos huevos de decirle a quien fuera, funcionario o político, esto está mal, y decirlo con fundamentos?

“Él decía que escribía por indignación, y siempre fue consecuente con eso. Escribía para denunciar la injusticia para dejar testimonio de lo que es este país maravilloso, a veces desquiciado, dividido, empero, si alguien quiere saber qué fue el México de finales del siglo XX y principios del XXI, tendrá que leer la obra de Rascón Banda.”

Creo que me duele por eso, porque hoy México pierde a un ciudadano ejemplar, de esos que escasean. Quisiera preguntar “¿Porqué abandonan la vida los que quizá más la merezcan?”, pero no lo haré. Es inútil y sin sentido preguntar algo así. Me basta con observar que siguen aquí parásitos de la sociedad -políticos, maestros, empresarios, narcos, religiosos- para saber que la justicia es algo así como inentendible. Nadie sabe que es, tampoco, ni se puede definir.

A pesar de todo, y a pesar de ver pasar enfrente de mis narices a quienes viven tan campechanamente en su mediocridad corrupta, lejos y sin saber siquiera del universo racional de Víctor Hugo, me sobrevive siempre la esperanza de alguien que entendió, como los grandes y verdaderos hombres, que esta vida está más allá de nosotros mismos.

Se cierra el telón ¿Cuántos Víctor Hugo habrá en estas generaciones nuevas?

Y como dijera en su momento Alejandro Aura, escritor que también falleció apenas hace dos días:

“Así pues, hay que en algún momento cerrar la cuenta, pedir los abrigos y marcharnos”

Que ese momento nos llegué cuando sea el tiempo. No antes.

Bien hecho y dicho Víctor.

* Tomado de El Universal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s