25 días. Lo recomendable

1. Asamblea de pájaros

Opinión de Herman Bellingaunsen

Al otro extremo del prado, entre las milpas y los matorrales, como quien no quiere la cosa, rondan tordos y zanates, y dicen que hoy pidieron refuerzos nada menos que a los cuervos. Pero se mantienen lejos. Nerviosos y hostiles, sin necesidad. También ellos, si se aproximaran, tendrían mucho qué aportar al tema de la asamblea: ¿Qué le pasa a la gente, a los humanos allá abajo, que andan tan alterados y raros? Se acaba por congregar cualquier cantidad de emplumados, todos con un punto de vista más o menos desinteresado…

“Y la de balazos que se andan dando”, exclama un zopilote desde bien alto. Coinciden en pleno las aves de la ciudad y del campo, las que atraviesan cerros, selvas, costas, desiertos. Y fronteras, pues no necesitan papeles para cruzar líneas imaginarias.

Un águila de cabeza blanca cierra la ronda de oradores sacando por el pico dorado una de esas observaciones de conjunto que son su fuerte: “Cuando los jefes de los humanos se hayan quedado con todo ya no habrá nada. Hasta los ricos serán pobres el día que todo sea sólo de ellos”


2. Los 4 Méxicos

Opinión de Ricardo Raphael

Un día sí y otro también se reclama a los gobernantes, jueces, soldados, policías y fiscales que sean tan ineficaces para frenar la violencia, que se hayan dejado corromper por las mafias, que no cuenten con funcionarios profesionales para asegurar el ejercicio de la ley;…

Todas son recriminaciones válidas… Sin embargo, habría de reconocerse también que estas graves circunstancias son sólo una parte de la ecuación a la hora de explicar lo que hoy se vive en México. Junto al Estado fallido hay una gran parte de la sociedad que participa cotidianamente como cómplice de la ilegalidad…

Los sicarios han disfrazado de heroicidad y supuesto vigor masculino su actividad criminal. Son ellos quienes pagan fortunas para que famosos grupos musicales compongan corridos donde se celebren sus atrocidades,…

Un segundo México es el de quienes, conciente o inconscientemente, se han vuelto cómplices de los anteriores.

El tercer grupo de mexicanos está compuesto por las élites –del poder y de los dineros– que han encontrado en esta desafortunada situación un formidable negocio…

Por último aparece el cuarto México, cuyo rasgo común es que detesta a los tres anteriores. Ahí se ubican los mexicanos que no han renunciado a construir un país donde la vida buena sea posible, donde su existencia y sus posesiones estén a salvo de los abusos y la brutalidad, donde la dignidad de las personas sea relevante.

3. Javier Mina: la doble insurrección revolucionaria

Columna de Juan M. Alponte

El hijo tercero de Juan José Mina y María Andrés Larrea fue bautizado el 1 de julio de 1789. Año de la Revolución en Francia. No en el pueblo navarro de Otano —España— donde, en la iglesia de San Salvador le impusieron el nombre de Martín Javier. Martín fue el padrino; Javier el santo navarro, misionero, viajero con India al fondo…

La insurrección contra el absolutismo y la Inquisición (reinstalada por Fernando VII) le condujo a considerar la insurrección independentista de América como su propia lucha.

Perseguido, abandona España y se dirige a Londres. Su encuentro con un mexicano brillante y polémico, Fray Servando Teresa de Mier, le incita a dar el gran salto hacia EU en busca de ayuda militar. En EU consiguió fletar una fragata y enrolar 200 combatientes. La expedición de Mina, con atraque en Haití y Galveston, fue una odisea. Regresó a Nueva Orleans en busca de refuerzos. Finalmente, el 15 de abril de 1817, desembarcó en Soto La Marina. Desde el principio tuvo, enfrente, la caballería realista de Felipe de la Garza. Sus 300 hombres aventurándose hacia el corazón de México, dice Martín Luis Guzmán “le lanzaba a una de las más audaces empresas militares que jamás se han concebido”

Sus batallas, a lo largo de varios estados, combatiendo casi sin cesar. En el Bajío y Guanajuato libró acciones de guerra a muerte. Finalmente fue hecho prisionero. En la ciudad de México las autoridades lo celebraron con toque de campanas y en Puebla se solemnizó con un Te Deum. Se le torturó. No le doblegaron. Le fusilaron el 11 de noviembre, de espaldas, como “traidor”. “Los restos de Javier Mina yacen en la ciudad de México, al pie de la Columna de la Independencia…”. Era el año 1817. Una vida inmensa y corta. Emocionante.

4. Recordar un amor

Anónimo

He aprendido a verte de lejos. A sentirte como aquella vez hace tanto tiempo y aún no lo entiendo. Cuando empiezo a recordar, a los pocos segundos tu imagen se vuelve borrosa y mi memoria me juega trampas… parece un sueño.

¿Cómo explicarlo? ¿Cómo verlo?

Quizá nada de eso fue verdad

He aprendido a verte de lejos,

a hacerme el ausente, aunque siempre estés en mi pensamiento.

Me ha costado mucho tomarte y llevarte, por lo menos algunos momentos, fuera de mí

Y es difícil aceptar que estás ahora en tu propio camino

¿Dime cómo se vive después de ti

cómo acabar y empezar de nuevo

cómo hacer entender al corazón?

Hoy estoy derrotado y no supe siquiera cuando comenzó esta lucha.

No es nostalgia, el tiempo solo es una imagen

alguien dijo alguna vez que lo mejor era recordar y hacerlo intensamente para después despedir ese tiempo y seguir el camino. Solo que no dijo cuánto costaba, y yo quizá lo he entendido ya muy tarde

No espero leas nada de estas líneas, porque al final, son para mí,

y son, a lo mucho, palabras que se sueltan sin hilación y lógica,

así como fue aquel día

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s