El juego de la vida

“¿Cómo vas a saber lo que es la vida, si nunca jamás, jugaste al futbol?”

Walter Saavedra

Imagen de Boston.com, Preparing for the World Cup

Anuncios

El futbol verdulero mexicano

Los dirigentes del futbol mexicano son una vergüenza. Runfla de mercachifles. Usan el pantalón largo pero tienen las ideas cortas, como les dijo Joaquín López-Dóriga. Son una pandilla de negociantes oportunistas disfrazados de empresarios. Han de pensar como el cacique potosino Gonzalo N. Santos: “La moral es un árbol que da moras”. Juegan su propio partido, el de los dólares y los intereses mezquinos, a costa de la buena fe, generosidad y paciencia de una afición dispuesta a llenar los estadios para apoyar a su selección hasta la ignominia.”

José Cardenas, El Universal

Con lo único que no estoy de acuerdo con el señor Cárdenas es en la buena fe, generosidad y paciencia… y en fin, todas las virtudes que menciona en pos una de una santificación de la afición: ¿Cómo puede tener una afición esas características si no es capaz de demandar un futbol de mejor calidad? ¿Cómo somos capaces de “llenar los estadios… hasta la ignominia” si siempre decimos que nuestra selección mexicana da pena? ¿Cómo somos capaces aún de comprar artículos de nuestro “equipo favorito” si realmente, ¡realmente!, solo vemos un buen partido cada 100 juegos?

¿Cómo?…

Renace el optimismo - Magu
Renace el optimismo - Magu

Tal vez tengamos alguna luz, para tan filosóficas preguntas, con el comentario de Gabriel Guerra Castellanos unos días antes del partido con Estados Unidos:

Nuestro país enfrenta retos inusitados, de dimensiones descomunales. La violencia, la inseguridad, el crimen organizado, la recesión mundial, la caída de las remesas, el desempleo en aumento, la resbaladilla del peso, la falta de acuerdos nacionales, la tensión política y el gasto absurdo que conlleva el año electoral… pero nada de eso importa: lo que verdaderamente vale, donde el orgullo patrio está en juego, es en el partido de futbol del próximo miércoles.”

Ya veo… por eso seguimos llenando estadios: por un supuesto orgullo patrio,… o amarillo, azul y oro, rojo, da igual.

Pero ni modo… con Estados Unidos perdimos 2-0. Del “orgullo patrio” no hubo ni señas. Pero total, ¿ya nos acostumbramos verdad?

Y ahora 3-1 con Honduras.

Nada de que preocuparse… con ganar en el Azteca tenemos asegurado “el boleto al Mundial” (y con ello los cientos de millones de pesos que eso significan)

¿Y Ericsson? Bien, gracias. Ya en Estocolmo (¡es el colmo!) con algo así como 100 millones de pesos (total, sobra el dinero).

Como concluye Guerra Castellanos:

“Le atribuyen a Carlos Monsiváis la frase aquella de que quien no sabe de futbol y telenovelas no entiende a México. No sé si sea suya la cita, pero merece serlo. Lamentablemente, el nivel de ambas es el mismo que el de nuestra triste patria.”

Vaya pedazo de conclusión: el nivel (cultural entiendo) de México se mide por el futbol y las telenovelas  (O_O)

¡Que alguien me explique…!

Ya entendí.

América: ¿cuál crisis?

Ellos son como una droga para el futbol mexicano, y están haciendo un enorme daño. Es urgente que se les ponga un alto, que se tengan los pantalones para terminar con su influencia negativa”

Cuauhtémoc Blanco, sobre la influencia de los promotores deportivos en el futbol

Mmm… cuando los medios hablan sobre “crisis” en el América, a mí no me entra mucho la idea en la cabeza. Razón: el América lleva AÑOS sin jugar “bien”. Es una crisis no de 5 partidos perdidos para acá: es un problema que he visto, exceptuando raros periodos, toda mi vida. Y digo, “toda mi vida” porque no tuve el gusto de vivir en los ochentas, donde dicen que el cuento era distinto.

Como sea, Temo Blanco dijo una verdad. Una verdad para cualquiera medianamente mexicano y medianamente pensante: hoy el futbol es “si y solo si”, dirían los profes de lógica en la prepa, negocio.

Blanco habla solo de promotores. Para mí se queda corto: son promotores, directivos, medios de comunicación,… y jugadores con estratosféricos salarios (como el de Blanco) y otros que no tienen más que lo que llevan puesto.

¿Crisis en el América? Sí, quizá. Pero que no vengan con el cuento de los 5 partidos.

El América es un reflejo de un país que también está en crisis. Crisis de siempre.

americalost

Volveremos

a Nadia Montes Mónaco

Volveremos no porque seamos los mejores. Sino por sentimiento.

Volveremos y nos encontraremos de nuevo, ahí, en la cancha.
Ahí donde nos identificamos mejor. Ahí donde los pies hablan mejor que la boca.

Nos veremos las caras de nuevo.

Cantaremos el himno y saludaremos a la bandera. Como siempre.

Volveremos… porque en el volver, hoy, mañana y en la eternidad, está nuestro sentido.

Esperarémos lo que tengamos que esperar.

Jugaremos bien. Jugaremos mal. Como quiera que sea… estaremos ahí. Volviendo.

Volveremos, argentinos y mexicanos… volveremos estrellas de europa y jugadores de garra.

Volveremos a vernos los pamperos y los charros.

Y será ahí, en otro partido más, recordando amores y desamores;
recordando que te enfrentas a un grande, como grande es nuestro corazón.

De una patria que no entendemos. De un país que no se termina de hacer.

De ahí, nosotros, los que aún no somos lo que debieramos.
Los inacabados.
Los 200 años de historia y nada de recuerdos.

Somos nosotros. El águila y la serpiente.
Herederos de todos los pueblos del mundo.

Volveremos. Y jugaremos.

Y será ahora con más corazón… porque habremos madurado.
Y será con otro diseño de camiseta, pero con los mismos colores tatuados en el alma.

Será ahí, argentinos, que volveremos a jugar bien.
Pero ahora, ahora ganaremos.

Volveremos a encontrarnos.

Increíble gol.
Increíble niña de las llanuras argentinas de Gral. Pico.
Increíble corazón mexicano.

Aguante Argentina.
Venga México.

24 de Junio, 2006.

__________

Nota: ¿Ya demasiado futbol?
Lo anterior lo escribí la noche en que México fue eliminado 2-1 por Argentina en los octavos de final del Mundial pasado (cualquier similitud con lo que pasó hoy frente a Estados Unidos, con un gol casi copiadito, es pura coincidencia). Los pensamientos acerca de lo obvio, subjetivo, inútil, irracional y hasta tonto que pueda parecer, vienen después. En el momento se vive otra cosa.

Y es claro, solo es un deporte.

Pero lo padre es que la vida se construye con muchas de esas cosas irracionales o sin sentido. Lo padre es que también la amistad se llega a cruzar por ahí.

Feliz cumpleaños Nai.
Y felicidades (otra-vez) por el Boca campeón.

América, o cómo perder 2 campeonatos en 2 días

VaGodeOz: tú aguila, ke rayos le pasa a Tena??? Porqué no mandó a todo el equipo a Brasil????????
SOY_ÁGUILA: no lo necesita
SOY_ÁGUILA: con ganarle a las chivas cornudas conserva el puesto

Cualquier conversación de cualquier americanista, con otro cualquier americanista

¿Porqué América eliminó a las chivas del torneo local?

Más allá de lo que haya hecho o dejado de hacer el América, Chivas ya se sentía en la final (¿perdiéndola otra vez?) con Pachuca.

Sí. El América hizo su trabajo, pero Chivas no jugó demasiado.

¿Y América?
América había llegado a su tope, no daba para más…

Libertadores

Desde principios de la Copa Libertadores al entrenador Luis Fernando Tena parecía que le cansaba, y hasta molestaba, jugar el torneo sudamericano. Dos torneos eran “demasiado” para cualquiera… por lo menos así creo que pensaba.

Y no basta que se tenga uno de los planteles más caros de todo el mundo. Tampoco basta que se les pague millones a los jugadores para que estos se vean más “motivados”. Parece olvidado, también, que juegan en el Azteca.

El América de los 90´s y de principios de este siglo siempre ha dependido de sus individualidades. Pareciera que se desconoce el concepto de “equipo”.

Y aún con todo, el América llegó a cuartos de final.
¿El rival? nada menos que el mítico Santos do Brasil, el equipo de Edson Arantes do Nascimento Pelé.

Y fue una pena.

Ahí, en el estadio de Santos, con la presencia de Pelé, el América jugaba a perder.

Al principio, el gol de Bilos (¿alguien sabe, bien a bien, a que juega miss Argentina?), nadie se lo creía, ni en Brasil ni en México… y el problema era que América no quería jugar. No podía, tampoco. Digo… no tenemos dos Cuauhtémoc Blanco.

Y es que, también hay que verlo, Santos no era del tipo Pachuca. Probablemente con un poco más de esfuerzo, e inteligencia, América se hubiera traído el resultado de Sao Paulo. Pero… ahora que lo pienso, ¿de que serviría avanzar con un equipo de medio juego? ¿Es eso un orgullo?. No digo que no lo deseara.

Tremenda decepción pensar que a tu equipo le “cuesta” jugar dos torneos. Tremenda decepción saber que el técnico prefiere guardar sus “cartas fuertes” para la final local, cuando se tenían más probabilidades en Brasil que en el mismo estadio Azteca.

Tremenda decepción para los que estamos acostumbrados a ver en los partidos más que números.

Pero también tremendo alivio al saber que por lo menos un equipo que tiene más idea de lo que es equipo, avanzó en la Libertadores.

¿Será que el señor “SOY_ÁGUILA”, del principio de este post, tiene razón? ¿Con ganarle a chivas el mundo está perfecto?

Torneo Local

¿Qué probabilidades tenía América de ganar a Pachuca?

Al principio de los partidos América presionaba en todas las líneas, como para no tener que enfrentar el juego de equipo de los hidalguenses. Realmente no hubo momento donde el América fuera superior a Pachuca. Y si hubo, yo no lo ví.

Ni siquiera la genialidad del Temo para regalarnos un gol estilo europeo nos alcanzó.

Pachuca no necesitó hacer más, solo lo necesario.

América:
¿Le ha afectado la “fama”, “imagen”, “gloria” a los integrantes de este plantel?
¿Más que un equipo, un club de estrellitas a las que se paga bien por regalar una o dos chispas?
¿Es tanta la presión de ser un “grande” como para ver que nuestra triste y llana realidad es otra?

América o cómo perder dos campeonatos en dos días.
Ya saben cómo. Saquen ustedes sus conclusiones.

Cuauhtémoc: gracias por ser el símbolo. El símbolo que gana, sorprende, ilusiona. Pero también el símbolo de como no debe ser un equipo. Suerte en Chicago.

Futbol – Lo Subjetivo más Objetivo

nike Futbol

Un mexicano adicto al futbol es, entre otras cosas, un masoquista que colecciona agravios, jueves de dolor para los que no hay domingo de resurrección. ¿Qué sería de nosotros sin este agitado melodrama?…

Juan Villoro

Todo es narrativo y, por ende, subjetivo: cada partido es una historia, una secuencia de metáforas ambivalentes, una revelación personal formulada en el idioma de la fe. Ningún juego de los que conozco depende tanto de fugaces vaguedades como “modelo”, “ritmo”, “visión” y “entendimiento”, que tal vez sólo sean ilusiones. Al mismo tiempo, el futbol es un juego muy sencillo: casi infantil, como los sueños.

Robert Coover

De las cosas menos importantes, el futbol es la más importante

Don Fernando Marcos

WPP2007

Fecha: Fin de semana pasado, sábado 12 de Mayo del año de nuestro Señor 2007.
Lugar: Canchas rápidas monumentales de la Alameda Oriente, Ciudad de México.

Se presagia un desastre. Después de las primeras dos retas ganadas fácilmente (porque los contrarios parecían no saber que lo eran) esta era distinta. Sabían jugar, moverse, tocar el balón. Estos si jugaban.El problema era que perdíamos 3-1.Por un momento pensé “por lo menos no hay que perder tan feo”…y es que, para agravar la cosa, para esos momentos, bajo el sol de la 1 de la tarde, sin una gota de agua y habiendo jugado por más de dos horas, no teníamos demasiado para dar.La reta solo era de 3 v 3. Mi primo, un señor que sabía jugar y yo. Y precisamente no eramos un “equipo”: con mi primo hace meses que no jugaba, yo hace medio año que no lo hacía y al señor en la vida lo habíamos visto y menos jugado con él.

Pero ya estabamos ahí, y que podíamos hacer. Ibamos a perder bien. De menos…

Y aunque comenzamos ganando, pronto el individualismo de su servidor parecía no funcionar: era todo un kleber-americanista-necaxista: solo contra el portero y dos, tres postes, dos, tres voladas. Nada bien. Del otro lado, mi primo, que juega bien, y el señor, que nos sorprendió, hacían su lucha… pero este individualista perdió el balón dos veces: dos contragolpes, dos goles. Era el tercero ya.

Ahí justo empezó otro partido.

El señor, que había jugado ya por horas y sin cansancio, organizaba el juego desde abajo y, raramente, arriba empezamos a manejar el balón como se debe: tocando, a moverlo de aquí allá. Quizá es que empezamos a jugar futbol.

El futbol y otras galaxias.

¿Porqué será que las mamás, principalmente, no entienden el futbol?

¿Porque será que las mujeres, mayoría, dicen que estamos locos al ver a otros tipos locos corriendo tras un balón para meterla en una red? (sí, eso es todo lo que pasa en el futbol).

Más allá de lo infantil, de lo superficial, del dinero (ya hablaremos de eso), de lo tonto, subjetivo e inútil del juego, ese día en la Alameda recordé porque es algo de lo que más me gusta en el mundo.

¿Y los demás cómo van a saber…? ¿Cómo?

¿Cómo vas a saber lo que es el amor? Si nunca te hiciste hincha de un club

¿Cómo vas a saber lo que es el dolor?
Si jamás un zaguero te rompió la tibia y el peroné y estuviste en una barrera y la pelota te pegó justo ahí…¿Cómo vas a saber lo que es el placer? Si nunca diste una vuelta olímpica de visitante

¿Cómo vas a saber lo que es el cariño?
Si nunca la acariciaste de chanfle entrándole con el revés del pie para dejarla jadeando bajo la red

¡¡Escúchame!!¿Cómo vas a saber lo que es la solidaridad?
Si jamás saliste a dar la cara por un compañero golpeado desde atrás

¿Cómo vas a saber lo que es la poesía?
Si jamás tiraste una gambeta

¿Cómo vas a saber lo que es la humillación?
Si jamás te metieron un caño

¿Cómo vas a saber lo que es la amistad?
Si nunca devolviste una pared

¿Cómo vas a saber lo que es el pánico?
Si nunca te sorprendieron mal parado en un contragolpe

¿Cómo vas a saber lo que es morir un poco?
Si jamás fuiste a buscar la pelota dentro del arco

Nike futbol

¡Decime viejo!

¿Cómo vas a saber lo que es la soledad?
Si jamás te paraste bajo los tres palos, a doce pasos de uno que te quería fusilar y terminar con tus esperanzas

¿Cómo vas a saber lo que es el barro?
Si nunca te tiraste a los pies de nadie para mandar una pelota sobre un lateral

¿Cómo vas a saber lo que es el egoísmo?
Si nunca hiciste una de más cuando tenias que dársela, al nueve que estaba solo

¿Cómo vas a saber lo que es el arte?
Si nunca, pero nunca inventaste una rabona

¿Cómo vas a saber lo que es la música?
Si jamás cantaste desde la popular

¿Cómo vas a saber lo que es la injusticia?
Si nunca te saco tarjeta roja, un referí localista Decime,

¿Cómo vas a saber lo que es el insomnio?
Si jamás te fuiste al descenso

¿Cómo, cómo vas a saber lo que es el odio?
Si nunca hiciste un gol en contra

¿Cómo, pero cómo vas a saber lo que es llorar?
Si llorar, si jamás perdiste una final de un mundial sobre la hora con un penal dudoso

¿Cómo vas a saber querido amigo?
¿Cómo vas a saber lo que es la vida?

Si nunca, jamás jugaste al fútbol.

Quique Wolff – Ex jugador de fútbol argentino (¿viste Nai?)

el tono, todo argentino. La esencia, mundial.

¿Cómo explicar algo que viene en los genes de la secundaria?
¿Cómo no soñar aquellas grandes jugadas de la prepa?
¿Cómo olvidar la humillación y la gloria?
¿Cómo olvidar aquel penal que nos robó la libertadores del 2001?
¿Cómo olvidar la eliminación del Boca al América en el Azteca?
¿Cómo olvidar ver y sentir, YO, al América campeón después de siglos?
¿O aquel gol contra Italia 2002 que creíamos nos llevaba directito a la final? y… ¿Cómo entender que Estados Unidos nos echó?
¿Cómo rayos entender a los argentinos y su gol a la Maxi?

¿Cómo no agradecer a los Pumas su bicampenato, a las chivitas el 4-0 a Boca, el mundial sub-17 y al Pachuca, hoy un equipo, la Suda?

¿Cómo no sentir ganas de patear un balón con solo verlo?

Y es que solo los que hemos jugado con un balón, cualquier espacio como cancha, con amigos o desconocidos, con sol o lluvia, sabemos lo que esto significa… aunque no lo podamos explicar.

Vendrán más partidos

¿Y cómo explicarle al mundo que escribo sobre algo “inútil” a esta hora con tanto trabajo?

Eso no se explica: se vive.

¿Qué cómo terminó la reta del sábado?

5-3

Ganamos.

=P