“La idea del amor, como la de Dios, es imposible”

¿Encontraría ese último amor? ¿Lo disfrutaría? “No, no he tenido la suerte”, asegura, después de haber intentado evadir la curiosidad. “En el fondo la idea del amor, como la de Dios, es imposible. Se debe amar a alguien en su libertad cuando tendemos a poseerlo y así, no hay manera”.

Nota en El País

Para Álvaro Pombo el amor es imposible porque al querer algo se le restringe su libertad. Y eso, quizá generalmente, es cierto (al menos para el “amor” practicado en estos tiempos)… aunque otros mencionan que más bien al estar con alguien es necesaria una “tenue disciplina”. Y yo estoy de acuerdo con esto último. ¿Cómo no tener disciplina en una relación en la que dos almas, como dos engranes, deben bailar al unísono? ¿Pero podemos llamar a eso “restringir la libertad”? (y es cierto: ningún engranaje es perfecto, pero eso es otra cosa).

Me sorprende un poco la analogía con Dios. ¿Porqué es imposible la idea de Dios para este autor? ¿Quizá piense la creencia de que si Él nos ama entonces restringe nuestra libertad? ¿Ó será porque, nosotros, al amar a Dios lo encerramos en un concepto y le restringimos ser Dios?

En el ámbito cristiano la libertad es indisoluble del amor: la misma aceptación del Dios cristiano empieza con la libertad humana. No se puede amar a Dios sino empezando por tomar una decisión conciente, personal. Por otro lado, Dios no ama al hombre porque este haga cosas (“buenas” o “malas”): Dios ama al hombre por su sola decisión de hacerlo.

Sin libertad no hay amor.

“Y conocereís la verdad, y la verdad os hará libres”, registran los evangelios.

No hay amor si no hay verdad. Y si hay verdad, entonces puedes elegir. Eso, en un plano muy humano, es libertad.

Anuncios

Un nuevo comienzo

Solo voltear, ser congruentes con uno mismo,

aferrarnos a nuestras convicciones,

ser una vez más en este día, pero ser

todo eso, para un nuevo comienzo.

En lo personal, me intriga la capacidad de destrucción del ser humano, pero también me llama la atención la profunda sensibilidad y atención por su condición humana. La Historia nos enseña de varios personajes de este tipo. Algunos de ellos, como no podía dejar de ser, están en la Biblia, ese libro que fundó buena parte de lo que llaman cultura judeo-cristiana en la que hoy vivimos, o decimos que vivimos.

Entre los más famosos personajes bíblicos encontramos a David, uno de los primeros soberanos del Antiguo Reino de Israel. Al leer a David escribiendo sobre y para Dios, de una manera sumamente personal y profunda, es imposible no sentir algún interés por sus motivaciones, se coincida o no con su forma de pensar.

Creo que la autenticidad está ahí ¿Cuántas personas auténticas existen hoy? ¿Dónde podemos encontrarlas? Para David esto era de importancia clave: integridad ante un Dios que lo puede conocer todo, que es tan inaccesible como las estrellas, pero que al mismo tiempo es tan cercano como el saludo a tu familia por la mañana. David se aferraba a algo interior, a su “ser”. Desde su perspectiva “religiosa”, este personaje bíblico luchaba por conservar lo único que creía de valor en él: el Espíritu de Dios, este que nos hacía concientes de nuestra situación en el mundo, con los demás hombres y con Dios mismo.

Autenticidad. Ser íntegro.

Lo que para David era un Dios personal, en el siglo XX Martin Buber lo menciona como “Lo Absoluto”. Para David, una comunión con ese Absoluto (que poco o nada tiene que ver con el “misticismo”) y una relación genuina con los demás, eran condiciones necesarias de un individuo auténtico.

Comenzar de nuevo, en relación y autenticidad con Lo Absoluto y con los demás para ser hombres completos. Eso, de lo que vino a enseñarnos Buber apenas el siglo pasado, lo escribía ese antiguo rey hebreo hace ya miles de años.

Autenticidad y profundidad. Convicción y fe.

Siempre hay nuevos comienzos… las heridas del pasado ya fueron cuando debieron ser, porque de ellas aprendimos.

Y al escribir, recuerdo a uno de mis cantantes favoritos, de esos que yo creo auténticos, Martin Smith, al final del concierto de despedida de Delirious? en Londres, en noviembre pasado.

Autenticidad. Comenzar de nuevo.

Martin Smith, liderando a Delirious? en la parte final de My Soul Sings

Del espíritu de conquista y de la usurpación

“Los conquistadores de nuestros días, pueblos o príncipes, quieren que su imperio no presente sino una superficie lisa, sobre la que el ojo soberbio del poder se pasee, sin tropezar con desigualdad alguna que le hiera o limite su vista. El mismo código, las mismas medidas, los mismos reglamentos y, si es posible llegar a ello, gradualmente la misma lengua; he aquí lo que se ensalza como perfección de toda organización social”

Benjamin Constant, Del espíritu de conquista y de la usurpación

Los hay políticos. Los hay empresarios… los hay escritores y los hay filósofos… pero el espíritu de conquista está en todos. Porque todos, de alguna manera y en alguna ocasión, hemos utilizado el espíritu de conquista y de la usurpación con el otro.

Y precisamente de lo contrario surge algo llamado ética: el respeto al otro.

Juventud y razón

“La juventud, cuando es idealista y tiende a lo metafísico, cree en la razón como en una fuerza omnipotente, capaz de captar la sabiduría que rige el mundo y lo trasciende; tiene una fe absoluta en que la imagen humana del cosmos, el Estado, la sociedad y el propio yo pueden modelarse racionalmente de acuerdo con el arquetipo divino. El hombre puede conservar  esta fe de la juventud, pero las experiencias de la vida le demuestran que ni las grandes ni las pequeñas cosas, y mucho menos el discurrir de la vida humana, pueden gobernarse exclusivamente por las leyes de la razón.”

Johannes Bühler, La cultura en la edad media. El primer renacimiento de occidente

Y yo lo vivo como lo dijera Pascal: “el corazón tiene razones, que la razón no entiende”.

Escombros

Vanidad de vanidades

Al comentar hace unos días con mi colega, la sicoanalista Fátima Bellido, los graves y deplorables acontecimientos que vivimos, así como la variedad de formas y espacios en los que se manifiestan, llegamos a preguntarnos sobre los posibles indicadores que podrían ayudarnos a pensar el futuro. Veinticuatro horas después me entregó un escrito con algunas reflexiones que transcribo para ustedes:

“El epicúreo, escéptico e irónico Anatole France manifestó una vez que si pudiera escoger de entre la basura algo de lo que se publicara cien años después de su muerte, tomaría una simple revista de modas para saber cómo se estaban vistiendo las mujeres. Agregaba que las fantasías de las féminas le dirían más sobre el futuro de la humanidad que todos los filósofos, los escritores, los predicadores o los científicos del momento.

“Aunque sólo han transcurrido 84 años desde la muerte del autor de El crimen de Silvestre Bonnard, decidí asomarme con curiosidad al espectáculo colorístico que ofrece una revista de modas actual, mientras afuera se suceden los destrozos provocados en el mundo por el delirio neocon y la realidad es transformada en pesadilla por el liberalismo arrollador.

“Lo primero que se ve en una revista de este tipo es un abuso de anunciantes en elegante papel couché. A lo largo de casi 400 páginas desfilan ante nuestros ojos decenas de artículos de piel (bolsas, zapatos, cinturones), vestidos, chaquetas, camisas, pantalones, lencería, perfumes, cosméticos, relojes, joyas, gafas y accesorios varios, todos ellos convertidos en objetos de deseo gracias al arte de fotógrafos extraordinarios y el encanto de modelos (ellas y ellos) bellísimos. Estos últimos llaman la atención porque, maquillados de manera especial, parecen seres fantasmales, robots o maniquíes desprovistos de alma, que deambulan, llenos de ambiguedad sexual, en las lindes entre lo vivo y lo muerto.

“En los artículos ‘de fondo’ (más bien son de superficie) se dan recetas o consejos para convertirnos en sex simbols, construir el look, tener chic, ser inteligentes y poderosos, alcanzar el éxito que avasalla, provocar envidia y mantener siempre una figura juvenil y esbelta, es decir, ser criaturas ‘perfectas’, ‘glamurosas’ y casi casi ‘celestiales’.

“Cuando uno cierra la revista, apabullado por tanta sandez cocinada por publicistas, lo primero que se piensa es que la moda es la encarnación de la vanidad y de lo efímero. Borges dijo en una entrevista que ‘el comercio ha fabricado la creencia general de que cada año la gente debe vestirse de un modo distinto’.

“Lo que yo encuentro en estas publicaciones es una ficción que supuestamente sostiene o inventa la vida. Cioran pensaba (lo cito de memoria) que la frivolidad es el antídoto más eficaz contra el mal de ser hombres. Parece que inventamos nuestras apariencias para los demás, pero en realidad las creamos para nosotros mismos porque no queremos darnos cuenta de que estamos enfermos de soledad y de vacío y que el universo es solamente un subproducto de nuestra tristeza.

“Con los trapos de la banalidad intentamos inútilmente cubrir nuestra desnudez original y nos negamos a ver que es la vida, y no la muerte, la que real y verdaderamente nos asusta, aunque la muerte siga siendo el final inevitable, la más íntima dimensión de todo lo viviente, la verdad que nos despoja del tiempo.”

José Cueli

Desde La Jornada

Switchfoot – This is Home

“‘This Is Home’ fue inspirada por el libro después de volver a leerlo por la oportunidad de escribir para la película”, dice el líder de Switchfoot, Jon Foreman sobre Las Crónicas de Narnia El Principe Caspián. “Siempre soy cautivado por la habilidad de [C.S.] Lewis para escribir sobre la agridulce belleza en este mundo; este hogar para el que no estamos hechos realmente, pero es el lugar en que trabajamos con nuestra humanidad en medio de nuestro anhelo por nuestro verdadero hogar”.

I’ve got my memories
They’re always
Inside of me
But I can’t go back
Back to how it was
I believe now
I’ve seen too much
But I can’t go back
Back to how it was
Created for a place
I’ve never known

This is home
Now I’m finally
Where I belong
Where I belong
Yeah, this is home
I’ve been searching
For a place of my own
Now I’ve found it
Maybe this is home
Yeah, this is home

Belief over misery
I’ve seen the enemy
And I won’t go back
Back to how it was
And I got my heart
Set on
What happens next
I got my eyes wide
It’s not over yet
We are miracles
And we’re not alone

And now after all
My searching
After all my questions
I’m gonna call it home
I got a brand new mindset
I can finally see
The sunset
I’m gonna call it home

Now I know
Yeah, this is home
I’ve come too far
Now I won’t go back
This is home

Desde EnlaceMusical

Las Crónicas de Narnia